Acerca del Refugio

White Pelicans on Island

El Refugio Nacional de Vida Silvestre de la Bahía de San Francisco es un oasis de vida salvaje en un mar urbano.


En el corazón de la industria de alta tecnología de California yace un oasis de 30,000-acres para millones de aves migratorias y especies en peligro de extinción. El primer refugio nacional urbano de vida silvestre se encuentra en la parte sur de la bahía de San Francisco. El refugio, creado en 1974, fue en gran parte el resultado de los esfuerzos base por parte de la comunidad local para proteger el ecosistema de la Bahía de San Francisco.

Después de la fiebre del oro en 1849, ocurrieron grandes cambios en la Bahía de San Francisco, produciendo una explosión de crecimiento de la población y desarrollo en las tierras sensibles que rodean la bahía. La nueva industria de la sal recientemente introducida, por ejemplo, convirtió a decenas de miles de acres de ciénagas de sal en pantanos comerciales de sal. La conversión de pantanos para apoyar el desarrollo continuó más allá del siglo 20, y hoy en día, casi un 85% de las ciénagas originales y costas han sido alteradas. 

El Congresista Don Edwards, respondiendo a los ciudadanos que componen el Comité de Conservación y Refugio Nacional de Vida Silvestre y de Planeación de las Tierras de la Bahía de San Francisco, trabajó con el Congreso para crear el Refugio Nacional de Vida Silvestre de la Bahía de San Francisco. Este grupo se convirtió después en el Comité de Ciudadanos para Completar el Refugio y en 1988 ayudaron para añadir 20,000 acres adicionales, duplicando el tamaño del refugio. El Comité de Ciudadanos para Completar el Refugio junto con otras organizaciones del Área de la Bahía trabajan hasta el cansancio para proteger y mejorar los pantanos que quedan en la Bahía.

Después en 1995 el nombre al refugio cambió a ‘Don Edwards San Francisco Bay National Wildlife Refuge’ para honrar la dedicación del Congresista Edwards hacia el refugio y su misión, la cual es preservar y mejorar el hábitat de la vida silvestre; proteger las aves migratorias y las especies amenazadas y en peligro de extinción; y proporcionar oportunidades para la recreación orientada a la vida silvestre y el estudio de la naturaleza para las comunidades que la rodean.